Intermón-Oxfam, el Frente Cívico y Acontracorrent denuncian la impunidad de los territorios “offshore”
Delaware (Estados Unidos) es desde el año 2010 el destino favorito  para las filiales en paraísos fiscales de las empresas del IBEX35  español. La mayoría –se identificaron 352 el año 2013, el doble que la  anualidad anterior- se ubican en dos edificios de un tamaño no  excesivo. En el primero, en el 2711 Centerville Road (Wilmington),  están registradas 125 filiales de empresas del IBEX35. En el segundo  edificio, no muy lejos del anterior (1209 Orange Street, Wilmington,  New Castle), se encuentran domiciliadas en un edificio de un solo piso  hasta 285.000 empresas, de las que 136 son filiales de entidades del  IBEX35. Junto a Delaware, las empresas del índice bursátil español  tenían domiciliadas en 2013, según el informe “La Ilusión fiscal”  (marzo de 2015) de Intermón-Óxfam, 122 filiales en Holanda, 24 en  Uruguay, 56 en Irlanda, 24 en Hong Kong y 16 en Singapur.

EL ENGAÑO ESTABA SERVIDO | LOS DATOS DE LOS CINCO MESES TRANSCURRIDOS LO CERTIFICAN

Este gobierno decide trasladar una parte del recorte a modo de rebaja fiscal. Otra vez repite la misma maniobra que ya realizó el año pasado: traslada a quienes más ingresos tienen, los fondos destinados a quienes carecen de ellos.


Piden a los partidos políticos que concurren a las próximas elecciones generales que incorporen en sus programas este compromiso para el nuevo gobierno. Proponen acabar con los derechos de “primera” y de “segunda” y no utilizar la crisis económica y las políticas de austeridad como excusa para poner las cuestiones económicas por delante de las personas y sus derechos.

La noche del pasado domingo entramos en una nueva época histórica en toda Europa. Y el viento sopla ahora de empopada: los fuertes ya no son capaces de hacer cuanto pueden y los débiles no están ya dispuestos a sufrir cuanto deben.   

images 2Publicado el 7 julio, 20157 julio, 2015

 

La rotundidad del NO en el resultado del referéndum de Grecia representa una gran victoria del pueblo griego. Con un valor cívico digno de admiración los ciudadanos griegos se han expresado rechazando todas las injerencias, la manipulación, las amenazas y el miedo que desde las instancias de la Troika, todos los gobiernos europeos y los medios afines han lanzado con la intención de forzar un sí, equivalente a un “vivan las cadenas”, que debilitase al gobierno griego y lo pusieran a los pies de los caballos en las negociaciones pendientes.

La elección de Grecia se inscribe como una derrota más de las que han padecido las instituciones europeas cada vez que se han atrevido a consultar a los ciudadanos sobre los derroteros a tomar en la construcción de la unidad de Europa.

Esta gran victoria, lamentablemente, no pone fin a la gran crisis de Grecia, cuyos orígenes hay que ligar a la creación y desarrollo de la unión monetaria y cuyas repercusiones son imponderables. Con Grecia se ha abierto la caja de Pandora en muchos campos políticos.

El economista Paulo Nogueira Batista Jr. hizo hincapié en que “la troika debe respetar la soberanía” de Grecia y argumentó que “la solución a la crisis debe incluir la reestructuración de la deuda griega en manos de acreedores oficiales europeos”.

Paulo Nogueira Batista Jr., uno de los 24 miembros del Consejo Ejecutivo del FMI, criticó el martes, durante una entrevista con un canal de televisión privado Alfa TV, la “forma en que el problema griego ha sido tratado por la troika e incluso el propio FMI “que ha puesto demasiado peso sobre Grecia y no lo suficiente sobre sus acreedores”.

El Front Cívic de Catalunya entén que en una situació de emergència social com la present, cal posar els interessos de les grans majories per davant dels interessos de partit i convertir les confrontacions electorals en un espai de trobada entre els desposseïts per defensar els serveis mèdics, educatius o mesures de protecció social (com la renda garantida de ciutadania), per oposar-nos a la contrareforma de les pensions o a la reforma la laboral.

Estem veient a Grècia on arriba la insolència dels qui controlen la nostra vida econòmica i social. Després de sotmetre'ls a enormes patiments, d'exigir mes i mes mesures de destrucció social en benefici dels creditors provocadors de la crisi, ara pretenen negar fins i tot el dret de una poble a decidir si accepta aquestes mesures o trenca amb el deute extern i els seus guardians.