“Se necesita construir un bloque, un frente, un movimiento o como queramos llamarle que conciba el hecho electoral como el corolario de una acción permanente y programa anterior en torno a la cohesión unitaria. Y además con las necesarias conexiones europeas que hagan viable la recuperación de soberanía, el proceso constituyente y otro modelo de concebir y realizar Europa”.

Creo que a estas alturas no queda nadie de izquierdas o mínimamente progresista que se llame a engaño y siga creyendo en la posibilidad de concertar con el PSOE algún tipo de alianza programática, o al menos de establecer sintonías en torno a cuestiones de calado: paro, política fiscal, libertades, UE, reforma constitucional, etc.Solamente la fuente inagotable de corrupción en la que se ha convertido el PP ha obstaculizado los designios de Felipe González, ilustres “ex” y otros pesos pesados de la dirección del PSOE. Y que no se escandalice nadie, la propuesta de pactar con el PP y Ciudadanos es de una lógica impecable y además tiene como referencia a Alemania.

Creo también que el análisis riguroso de la realidad económica, social y política de las últimas décadas no permite llamarse a engaño o refugiarse en evasivas y circunloquios sobre la posibilidad de construir una sociedad en la que los DDHH se cumplan,siquiera mínimamente, con los mimbres y organizaciones instaladas en el consenso constitucional desde la Transición y que no han cambiado o al menos mostrado alguna duda a tenor de los hechos y realidades del presente.

El mito europeísta con el que las grandes fuerzas políticas, sindicales e intelectuales consiguieron abducir al país, ha devenido en un monstruo violador de DDHH y totalmente en las antípodas de eso que vino en denominarse “el espíritu de Europa”.

Tras tres meses de idas y venidas cual ardilla de la fábula, las cosas están como están y la realidad, tozuda, no se cansa de repetirnos una y otra vez que las fuerzas partidarias del cambio concreto deben abandonar ya el escenario mediático y dejar de “cargarse de razón” cara al electorado y a unos medios de comunicación insensibles a tan encomiable esfuerzo.

Nestor Salvador “El encarcelamiento de Andrés Bódalo es un nuevo ataque político contra la dirección del SAT”

Ayer por la mañana la policia española detuvo el activista del SAT y concejal de Jaén en Común Andrés Bódalo para que cumpla la pena de cárcel impuesto por un tribunal. El militante andaluz ha sido condenado a tres años y medio de prisión acusado de agredir al teniente alcalde de su localidad en 2012 durante una protesta del SAT.

Programa ddhh 

Ignasi Fiz, Clara Rivas, Mariano Palacios miembros del Front Cívic Som Majoria de les Comarques de Tarragona

El día 8 de marzo los diarios nos despertaban con la noticia del preacuerdo de la UE con Turquía (1) para enviar a este país a todo refugiado que llegue ilegalmente a las costas griegas, incluso a los sirios. Además, la UE se comprometía a traer desde Turquía a un número de refugiados equivalente al de expulsiones. A cambio Turquía recibirá (3.000 millones de euros) dinero para atender a los cerca de 2,5 millones de sirios que lleguen a sus fronteras, el desbloqueo de la adhesión a la UE, y acelerar la desaparición de los visados necesarios para desplazarse por los países de la Unión Europea (2).

Evidentemente los líderes políticos de la UE se han hecho la foto de rigor con gestos de alivio y alegría, despachando frases lapidarias como la de Ángela Merkel, inicialmente instigadora del efecto llamada a Alemania:

18 mesos per recuperar la sobirania econòmica

La nostra societat se està desmoronant en la precarietat i la pèrdua de drets. Milions de treballadores i treballadors han perdut la seva feina i es troben sense cap mena de protecció social. Milions de persones estan caient per sota del llindar de la pobresa, fins i tot persones ocupades precàriament. Centenars de milers de famílies han perdut la seva llar i es veuen expulsades del circuit econòmic i social per un sistema hipotecari injust i de lectura esbiaixada sempre en favor dels poderosos.

Les persones grans després de haver contribuït tota la seva vida, ara veuen com les seves pensions son reduïdes mes a mes, al hora que se els obliga a repagar els serveis sanitaris.

Es degraden els serveis de salut i d'educació, que perden en qualitat i capacitat de cobertura per la immensa majoria.

Hace veinticinco años, en las primeras horas del 17 de enero de 1991, comenzó en el Golfo Pérsico "la Operación Tormenta del Desierto", la guerra contra Irak bajo la presidencia de George H.W.Bush (padre), que abrió la fase histórica que todavía estamos viviendo. En esta guerra, preparada y provocada por Washington participaron, junto con los Estados Unidos, los ejércitos francés, italiano, griego, español, portugués, belga, holandés, daneses, noruegos y canadienses.

Desde entonces, los conflictos no se han detenido, con un escalofriante número de muertes, dolor y destrucción: Irak, Yugoslavia, Afganistán, Ucrania, Líbano, Gaza, Siria ...

Estados Unidos, con la inefable colaboración de Europa, no ha parado de estimular los conflictos en el área del Golfo, con el fin de reforzar sus intereses en una región claramente estratégica por los intereses del capitalismo.

No podemos continuar callando y ser cómplices de las matanzas y la desestructuración de pueblos enteros, con millones de refugiados que ahora, además, son parados y maltratados en nuestra Europa, cada vez más insolidaria y más racista.

sanidad universal EDIIMA20130524 0465 15Des del Grup de Treball en Defensa de la Sanitat Pública de Tarragona (format pels sindicats Co.bas i CGT, la CUP i persones a títol individual) i la PAH-Tarragona organitzem una xerrada en defensa d'una sanitat pública, universal i de qualitat; i de denúncia de l'exclusió sanitària.

Dilluns 25 de gener, 18h. local PAH pça. Imperial Tàrraco

La PAH-Plataforma d'afectad@s per la hipoteca- coneix de prop l'afebliment de la salut de les persones afectades per la pèrdua de la seva llar, per la manca de recursos, per situacions de pobresa greu i d'altres de no cobertura sanitària.

id="ref_impresa" style="text-align: justify;">La Transición esquivó abordar los cuatro problemas que seguían sin resolverse desde la última parte de nuestra Edad Moderna:

1. La asunción consecuente de que España solamente puede ser asumida y entendida por todos desde la construcción de un Estado plurinacional y federal.2. El pronunciamiento de toda la ciudadanía sobre la forma de Estado: Monarquía o República.

3. La instauración de un estado laico con la total y efectiva separación entre las iglesias y el Estado.

4. La Regeneración de la Política, la Democracia, el funcionamiento de las instituciones y la Ética pública.

Estos cuatro objetivos vienen dados como herencia de una Historia que no supo, no quiso o no pudo abordar y resolver desde el punto de vista de la auténtica Modernidad. Constituyen la factura que una y otra vez se nos presenta para cobrar. La última vez fue a la muerte del dictador.

Pero el siglo XXI nos trae dos retos más que afrontar ineludiblemente, que son hijos de la nueva realidad nacional e internacional:

La construcción de un proyecto europeo solidario y democrático previa recuperación de la Soberanía política y monetaria.