Per reivindicar l'aprovació sense retards i retallades de la proposta de llei de la Renda Garantida de Ciutadania. Per donar suport a l'aprovació de la proposta de Llei d'Emergència habitacional i pobresa energètica:

Tothom a la concentració davant del Parlament de Catalunya el dimecres 22 de juliol a les 18 hores.

Convoca

III Marxa per una Catalunya sense atur, precarietat, pobresa i desigualtat


Por Jacques Sapir · 16 de julio 2015

El drama que vive Grecia al menos nos habrá enseñado dos cosas: la relación que existe hoy entre el euro y la austeridad y el apego de una parte de la izquierda al euro, un apego que la conduce, ahora cada vez más rápidamente, a su ruina. La primera de estas cosas permite entender por qué las autoridades de la Eurozona se han mostrado en este punto inflexibles. El segundo nos explica por qué Alexis Tsipras ha dejado reposar su cabeza en el filo del tajo y no ha optado por romper cuando podía, es decir, en la noche del 5 al 6 de julio después de la victoria del "No "en el referéndum.

El Euro, es austeridad

El Euro está vinculado a la austeridad por la lógica misma de la moneda única. Ésta pone en competencia a países con dotaciones en factores de producción (que estos últimos sean materiales o humanos con nivel educativo) muy diferentes. Para restablecer su competitividad frente a países mejor dotados, los países que están menos provistos deben alcanzar un ahorro más alto (en porcentaje) respecto de los países mejor dotados.

Per una Europa de les persones, diguem prou! a l’Europa del capital


Cada vegada més persones, ciutadans de l'anomenada Unió Europea, acaben el dia havent perdut el treball o veient qüestionats i minvats els drets a un habitatge i una salut dignes, una educació igualadora i unes pensions suficients. L'anomenada crisi financera ha estat l'excusa perfecta del capitalisme globalitzat per a reduir al mínim els drets ciutadans i desposseir els pobles de la seva sobirania democràtica.


Sabem reconèixer l'opressor, el poder tirànic dels molt rics i les grans empreses i negocis financers del capitalisme, avui global; però també hem aprés a conèixer i desemmascarar els seus lacais, polítics que es van triar per a servir el poble i, no obstant això, serveixen el poder del diner. Han pactat antidemocràticament les normatives europees amb el capital i no amb els pobles. I avui, aquests mateixos grups populars, socialistes o liberals de la UE segueixen mentint-nos per a aconseguir el nostre vot, mentre segueixen aprovant mesures antisocials a la Unió Europea o en els seus governs territorials.

         Quan els nostres representants han supeditat la democràcia a la cobdícia dels mercats, haurem de dir prou!

        Quan la Troika ens està ofegant amb un deute sobirà il·legítim, que en els seus origen era dels bancs, prioritzant el seu pagament a qualsevol despesa social, arribant a sumir els pobles, com el grec, a l'esclavitud per mitjà d'aquest deute , haurem de dir prou!

Desengáñate, Yanis: el capitalismo se niega a ser salvado
Amigo Yanis.

Gracias por el coraje y la constancia con que has tratado de defender hasta el final el honor y el bienestar de tu pueblo y, con él (como muy bien sabían tus adversarios), el de muchos otros pueblos de Europa, no sólo del Sur de este viejo (¿senil?) continente. Por eso y porque no todos tus compañeros de partido (empezando por tu jefe de filas) han tenido el coraje del que tú has hecho gala, has acabado fuera de juego: los buenos ejemplos resultan insoportables para quienes no son capaces de seguirlos. Espero que sobrelleves el abandono de los tuyos con el mismo orgullo con que llevas el odio de los adversarios.

Adversarios que te honran. Porque ¿qué mayor honor que tener por adversario a ese lechuguino con pinta de broker que preside el Eurogrupo, ese holandés aberrante con nombre de flor y consistencia de cardo? ¿O a la banca alemana y su palafrenera ossie, reencarnación teutónica de Margaret Thatcher? ¿O al frustrado aspirante español (casi na) a presidir el Eurogrupo? ¿O a esos “socialistas” alemanes que harían sonrojarse a Bismarck y que una y otra vez, y todas la veces que haga falta, firman y rubrican los créditos de guerra, sea para dar luz verde a los cañones de agosto o a los memorandos de julio?

Manolo Monereo y Héctor Illueca *

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Angela Merkel, durante la rueda de prensa

que dio el pasado lunes para valorar el

acuerdo con Grecia. / Ian Langsdon (Efe)

Fiódor Dostoievski es uno de los escritores que mejor ha retratado los aspectos más oscuros de la condición humana. En un pasaje memorable de Los hermanos Karamazov, cuenta la historia de un rico propietario que vivía retirado en su hacienda, asistido por sus criados y entregado a sus aficiones, entre las que se hallaba la caza. Un buen día, el hijo de uno de sus siervos, un niño que no tenía más de ocho años, lanzó una piedra a su perro de caza favorito, hiriéndole en una pata y provocando la ira del amo. Con el fin de castigarlo, congregó a la servidumbre en un descampado y encargó a los perreros que dispusieran la jauría para una jornada de caza. A continuación, hizo traer al niño y ordenó que lo desnudaran delante de todos. Aterrorizado por la situación, el niño echó a correr por el descampado y el viejo lanzó en su persecución a los perros, que en pocos minutos despedazaron al muchachito ante la mirada horrorizada de su madre, obligada a contemplar la escena. El castigo ha sido siempre un instrumento para disciplinar e infundir temor a los oprimidos. El desenlace de la crisis griega demuestra que continúa siéndolo.

Las diversas revelaciones sobre las condiciones en que fue arrancado el acuerdo, y es mejor hablar de diktat entre Grecia y sus acreedores ilustran bien lo que uno podría pensar en caliente. Este acuerdo es un verdadero desastre para todos sus signatarios, y para Grecia en primer lugar. La larga entrevista concedida la noche del miércoles 14 de julio por Alexis Tsipras en la televisión estatal ERT lo confirma [1]. Confiesa que este acuerdo es un "mal acuerdo". El análisis que hizo en su blog el ex ministro de Finanzas, Yannis Varoufakis va en el mismo sentido [2]. Además, el Fondo Monetario Internacional publicó una nota de análisis, que había sido comunicado a todas las partes implicadas en desde el 6 de julio y que demuestra de manera irrefutable que este acuerdo no es viable [3]. Desde entonces se revela otra cara del drama que tuvo lugar en la noche del 12 al 13: todo esto no sirve para nada.

Otro acuerdo tendrá que ser encontrado rápidamente, y la posibilidad de expulsión de Grecia de la zona euro vuelve con fuerza [4]. El ministro de Finanzas alemán Schäuble lo ha reconocido, así como el ex gobernador del Banco Central de Bélgica. [5] Esto convierte las proclamaciones de éxito que nuestro Presidente ha realizado en Bruselas en la mañana del 13 particularmente irrisorias. La votación que tuvo lugar en el Parlamento francés lo es igualmente. Se pide a los diputados pronunciarse sobre un acuerdo que se sabe inaplicable. Los diputados del PCF, en principio inclinados a votar que sí, ¿no es así Pierre Laurent? por razones alimentarias, se han reunido y deberían votar "no". El drama aquí se casa con el absurdo.

No a la Europa alemana

La democracia es un estorbo para la Unión Europea actual y quien ose cuestionarla, es echado a los infiernos, como hemos visto en Grecia.

Captura de pantalla 2015-07-16 a las 18.07.14

Lo que se firmó, el 12 de julio de 2015, será recordado como una jornada negra para la construcción europea y un bochorno para todos los europeos por no impedirlo

El proyecto de una Europa unida ha sido el sueño de millones de personas de este continente, que buscaban un modelo propio europeo basado en el estado del bienestar, en la consecución de un demos propio y en una economía al servicio de las personas.

Sin embargo, la Unión Europea actual nada tiene que ver con esa aspiración, pues los poderes económicos la han transformado en un mercado al servicio de los intereses de las multinacionales y alejado totalmente de las personas. La democracia es un estorbo para la Unión Europea actual y quien ose cuestionarla, es echado a los infiernos, como hemos visto en Grecia. Esta Europa  debe ser enterrada, porque está muerta, pues se ha convertido en un lugar inhóspito para la gente decente, como bien dice Yannis Varufakis.